5 oct. 2014

Me quede despierta mirando como dormías, estabas tan hermoso y lleno de paz que no pude evitar sonreirle a tus ojos cerrados. En la profundidad de la noche lo único que se escuchaba eran tus latidos que hacían música con tu respiración, eran lo único que necesitaba escuchar esa noche y todas las noches futuras para sentirme realmente viva. No pude evitar acariciarte y trazar más de un infinito en tu hombro, esperando ser la única que pueda dormir a tu lado por el resto de la vida. Cada milímetro en vos era simplemente perfecto, era dulce y tranquilo, era idéntico al paraíso en el que me hiciste sentir cuando abriste los ojos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario