19 jul. 2017

Un vestido rosado y un perfume cítrico contra unos brazos tatuados y una mirada inquebrantable. Se encontraron en  el metro. Con destinos diferentes pero con sueños parecidos, con el corazón roto pero con ganas de seguir. Dos luchadores en llamas con las mismas ganas de comerse al mundo. Se miraron por un instante y todo se detuvo. Se miraron otra vez y sus corazones enardecidos quisieron desafiarse mutuamente. Que ilusos los que estaban alrededor, inconscientes del peligro de que dos almas tan buenas y fuertes pudieran llegar a encontrarse. Pero sus destinos estaban entrelazados solo por ese momento, por ese efímero encuentro en la historia que quizás, solo quizás, en otro tiempo, en otra vida, en otro mundo volviera a suceder.
Cerraba los ojos para concentrarse en sus propios latidos por sobre la música estridente que amenazaba con volar los parlantes, bailaba suave, con elegancia y placer, sintiendo como cada movimiento fluía hacia el siguiente. Miraba alrededor sin enfocarse en nada en particular, sonriendo para sí, descubriendo con asombro la magia de cada rincón. La música se detuvo un momento y las luces volvieron a parpadear a medida que el volumen de la nueva canción aumentaba sin piedad, sin embargo esto no fue la causa de que dejara de escuchar sus latidos, no, definitivamente no lo fue. Fue su tacto. Su tacto sorpresivo, que le quemaba la piel con apenas rozarle la mano. Una caricia suave, casi imperceptible que le hizo contener el aliento por varios segundos. Y cuando creyó que no podía haber algo más perfecto, sensible y puro que eso, él sonrió. Sonrió deteniendo todo su mundo, haciéndole contraer cada uno de sus músculos involuntariamente, hacerle perder la calma y al mismo tiempo encontrar la paz. Desde ese momento ya ninguno bailaba solo, ya no escuchaban solamente sus propios corazones, había mucho más. Había dos sonrisas y ojos centellantes que se prometían en silencio futuros momentos que valieran la pena recordar.

Vida.

“Año nuevo, vida nueva” La frase trillada que todos en algún momento dijeron. La frase que esconde la esperanza de un año mejor, de un nuevo comienzo, de oportunidades. Un simple enunciado que intenta hacernos creer a nosotros mismos que podemos cambiar, ser más felices reemplazando a los que ya no están y dándole la bienvenida a los que llegaran, prometiéndonos ser mejores personas o mejorar nuestros hábitos que fueron empeorando a medida que pasaban los meses en el año anterior. Una frase “quemada” que repetimos con el fin de dejar todo atrás, las malas vibras, las malas épocas, la mala gente.

“Año nuevo, vida nueva” no es más que una simple excusa, un pretexto que utilizamos como mantra para no enfrentar la realidad. El cambio surge de nosotros, no cambiamos de un día para el otro y mucho menos porque un calendario lo diga. El día exacto para comenzar a ser mejor y a tener una vida más feliz puede ser cualquiera solo tenemos que dar el primer paso, movernos por la esperanza, por los sueños y trabajar para ello,  entender que la “vida nueva”, no existe, existe el progreso, el esfuerzo y la motivación que nos impulsa a tener una vida mejor y renovada. El cambio está en nosotros.


28 ago. 2016


-¿Morirías por mi?
-Si
-Eso es demasiado fácil. ¿Vivirías… Vivirías por mi?

-Si

Disfrutar la lluvia.


Te soñé en la lluvia, sonriendo ampliamente. No te importaba estar mojándote, nunca te había importado. La valentía y la rebeldía siempre te caracterizaron. Hermoso ángel guerrero, nunca te hizo falta una espada para desafiar al mundo y al destino, bastaba tu mirada penetrante para rendirse. Bastaba tu presencia para detener el mundo.

Más amor por favor.

El amor es la base de todo, la fuente de poder inagotable. Es lo único que no duele en este mundo. Lo que duele es la traición, el desamor, la mentira, pero el amor nunca lastima, nos hace sentir vivos, felices, especiales. El amor salva, protege, vuelve fuerte a los débiles. Es una llave, una solución, un camino, una manera de alcanzar el cielo en la Tierra.

Creo que si cada ser humano se amara un poco mas a si mismo, aprenderia a amar al otro, a ser empatico y formar un mundo mejor en el que el odio quede reducido a la nada misma y el amor sea la única fuerza capaz de reconstruir y salvar.


Necesitamos amor para ser mas fuertes, para lograr lo que queremos. Necesitamos amor para resistir, para luchar, para ganar. Sin amor somos solo cuerpos, solo un corazón que late en vano, sin sentido en un mundo de oscuridad.

24 ene. 2016

Hold me please


Sólo me sostuvo  fuerte pero suave a la vez, con desesperación y con calma. Su mano me secaba las lágrimas como nadie lo había hecho, me daba paz en ese vertiginoso infierno borrando el dolor, la angustia y la desolación.

Sólo me sostuvo, como si fuera lo único que existía en ese momento,  acariciándome sin decir nada, llenando todo con sus ojos profundos y haciéndome sentir que no iba a dejarme caer otra vez.


Siempre me ayudo y me acompaño, incluso cuando no lo merecía. Me sostuvo y me dio un hombro para llorar cada vez que lo necesite. Siempre hizo que mi vida fuera mas fácil, que no me sintiera sola. Es una gran persona y la clase de amiga que cualquiera desearía tener. Es fuerte y hermosa aunque no sepa reconocerlo, se preocupa por los demás y nunca traiciona la confianza de nadie. Es honesta, divertida y sumamente generosa.  Tiene mambos e inseguridades, es terca, se enrosca fácil y pide perdón hasta cuando no tiene la culpa, pero tiene un corazón inmenso como el de pocos. Siempre está dispuesta a ayudar, a sacar una sonrisa y a cooperar con lo que sea.

Merece todo lo bueno que la vida pueda darle, merece que sus sueños se cumplan y que sus deseos se concreten. Toda persona que se le acerque es afortunada de tenerla en su vida. Es importante que la cuiden, que la respeten y que le recuerden cada día lo mucho que vale. Nadie tiene derecho a lastimarla porque va a tener que enfrentarse a mi primero, voy a cuidarle la espalda incluso cuando no lo necesite, voy a alegrarme con sus logros, a empujarla hacia adelante cuando ya no tenga voluntad para seguir y a esperar el tiempo necesario hasta que pueda levantarse tras una caída. Siempre va a encontrarme a su lado como yo siempre la encontré, voy a intentar darle la clase de amistad que siempre me dio, fiel e incondicional, en la tempestad y en el arco iris, en la felicidad y en la tristeza siempre va a contar conmigo.

Amar como si nunca fuera a doler.

Como puede ser tan complejo el amor? Como es tan difícil conocer las verdaderas intenciones del otro? Es tan hermoso amar pero tan duro a la vez. Es una constante batalla en la que nunca nadie parece ganar, un juego vertiginoso en el que sólo el valiente percibe el resultado, sólo el que se arriesga llega al final.
Cómo se puede aceptar el masoquismo del amor? Cómo se puede perder la razón por alguien aún sabiendo que el corazón se nos va a terminar rompiendo? Es tan irónico, tan retorcido y maravilloso. Nos arriesgamos sabiendo que va a doler, esperando un premio que no sabemos si realmente va a llegar. Nos metemos en un terreno del que no sabemos si hay escapatoria, en el que hay un solo camino y es para adelante. Siempre hay algo que perder pero hay mucho mas para ganar.
El amor nos cambia, nos define, nos hace hacer cosas que no haríamos en ninguna situación. El amor lo puede todo, solo es cuestión de ser pacientes, de intentarlo hasta el cansancio aunque ya no podamos pensar. El amor se basa en darnos la oportunidad a nosotros mismos de arriesgarnos en cuerpo y alma, de caminar entre las brasas sin miedo a quemarse y de entregarnos como si nunca fuera a doler. 

27 nov. 2015

Siempre en mi mente.

El tiempo sigue pasando y todavía no puedo entender a quien se le ocurrió que tus hermosos ojos se apagaran. Extraño tu generosidad, tu bondad ilimitada y sobre todo tu sonrisa. Haces falta en este mundo tan desolado, la vida de nadie que te haya conocido puede ser de la misma forma en la que lo era antes.

Me siento tonta buscándote entre la gente, esperando encontrarte en algún lugar por casualidad como solía hacerlo. Eras un ser humano maravilloso que no llegó a tener todo lo que realmente merecía, la vida no fue tan justa pero a pesar de todo siempre mantuviste tu sonrisa, tu capacidad de luchar hasta el final. Hoy sólo me queda pensar que tu alma vive en la gloria y que quizás algún día pueda volver a verte, a abrazarte y a decirte lo mucho que te quise desde que te conocí. Nunca voy a olvidarte, siempre vas a estar en mi mente en los momentos de felicidad y en los de profunda tristeza, sos parte de mi corazón y nada va a sacarte ese lugar. Sos mi amigo para siempre Agustín.