28 ago. 2016

Disfrutar la lluvia.


Te soñé en la lluvia, sonriendo ampliamente. No te importaba estar mojándote, nunca te había importado. La valentía y la rebeldía siempre te caracterizaron. Hermoso ángel guerrero, nunca te hizo falta una espada para desafiar al mundo y al destino, bastaba tu mirada penetrante para rendirse. Bastaba tu presencia para detener el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario