27 nov. 2015

¿Es posible amar cada día un poco más a alguien? ¿Perderse en su piel y saber que no hay otro lugar mejor en el mundo? ¿Es coincidencia querer pasar el resto de mis días entre sus brazos?

Nada me parece común, nada me parece una cuestión de suerte. Tenerlo conmigo es una bendición y no una casualidad. Todo es más simple con la belleza de su tacto, con la suavidad de su voz. Todo es simplemente perfecto si estoy a su lado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario