23 abr. 2013


Siempre me gustaron los planes, organizar las cosas para que salgan como yo quiero. Pero quien dice que nuestros planes van a salir exactamente como queremos? Hoy me di cuenta que las cosas inesperadas a veces son las que mas se disfrutan, son regalos del destino para hacernos sentir felices. Cuando los planes no funcionan siempre se reemplazan por algo inesperado, puede ser malo o no pero algo que iba a pasar mas alla de cualquier plan que hiciéramos. Las sorpresas malas nos hacen aprender que los planes pueden fallar y las sorpresas buenas nos hacen dar cuenta que hay cosas mucho mas divertidas por vivir, cosas que se salen del plan pero aun asi nos hacen sentir LIBRES.

No hay comentarios:

Publicar un comentario